CURADURÍA DE EXPOSICIONES

Geordy Zodidat Alexis, MAS - PROPAGATION

Exposición del 7 de diciembre al 12 de enero de 2019, Mémoire Vivante, París

La línea se despliega, el movimiento se extiende. Las figuras híbridas que pueblan las obras de Geordy Zodidat Alexis están en plena mutación. "Nada se pierde, nada se crea, todo se transforma" (Antoine Lavoisier, químico del siglo XVIII). De la química de los elementos a los productos químicos y luego a la alquimia de los colores, el vínculo se teje y se prolonga.

 

Inspirada en el escándalo de la clordecona, la serie "Mas" traza una cartografía subjetiva entre las tradiciones caribeñas y los flagelos de la agricultura intensiva. La clordecona es un insecticida altamente tóxico que se utilizó en las plantaciones de banano de Guadalupe y Martinica de 1972 a 1993, aunque las autoridades conocían los peligros de este disruptor endocrino desde 1976. Un insecticida ecotóxico persistente, ha contaminado el suelo y el agua durante varios siglos. La contaminación también se ha transmitido a la población, lo que ha dado lugar a un fuerte aumento del número de cánceres en los últimos años en las Antillas.

 

El título de la exposición "Mas - Propagación" evoca esta contaminación, que finalmente llegó a la mente del hombre.

 

Lejos de ser pesimista o derrotista, esta serie tiene un enfoque activo, una búsqueda de purificación. Los motivos se unen y esbozan un mantra, un intento de lavar la tierra y los hombres a través de un ritual.

Rafiy Okefolahan, "Boza ! Une fin, un début ..."

Exposición del 1 al 30 de junio de 2028, Espace Ochola, Bruselas

¡Boza!  ¡Boza! ¡Boza!

 

Voces que resuenan en el aire, un grito de victoria. ¡Boza! Todos los migrantes de Libia, de Marruecos, de todas partes conocen este clamor, como un rugido de júbilo al haber tenido éxito, al haber llegado a la tierra prometida tantas veces esperada, tantas veces fantaseada. Aliviado de haber llegado vivo al otro lado del mar. Guiados por la esperanza de una vida mejor, de una existencia digna, miles de hombres y mujeres intentan llegar a Europa a través del Mediterráneo. La esperanza es un maestro imperioso que prohíbe pensar en el regreso y que lleva a los seres en un movimiento absoluto e irrevocable hacia adelante.

 

Capturando el maravilloso momento de alivio y liberación, Rafiy Okefolahan expresa en sus pinturas la euforia de llegar finalmente a algún lugar.

 

¿Y si el viaje fue también interno? Las obras de Rafiy Okefolahan invitan a una reflexión íntima sobre la relación con el otro, con su existencia, con su camino.

 

Cruzar las fronteras, ir al encuentro de lo humano, celebrar esos caminos de la vida a través del color, esto es lo que el artista hace mediante sus pinturas. Los colores son mensajeros de la emoción. Una emoción espontánea que parece brotar repentinamente. Cléophée Moser escribe que en Rafiy Okefolahan "la pintura nace de un gesto y no de un diseño". Es el gesto del creador, del artista demiurgo que da nacimiento a un mundo a través de su arte. El pintor baila con el color. Le da forma y vida. Se convierte en materia a través del trabajo del tacto, el impasto y la combinación de varias técnicas: la pintura acrílica, el pastel, el óleo y los pigmentos se funden en una poderosa sinfonía conmemorativa. El lienzo es una partitura de formas y colores, el testigo de una historia leída, vista u oída.

© 2018 par WASANII YA LEO. Créé avec Wix.com

logo wyl couleur.png
  • Noir Twitter Icon
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Noir LinkedIn Icône

25 rue Émile Zola, 94800, Villejuif